Los peces como mascotas para niños: ¿buena o mala idea?

Peces

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 1,33 out of 5)

Bajo la supervisión de un adulto, los peces pueden ser unas magníficas mascotas para niños.

Tener una mascota es normalmente una experiencia muy enriquecedora para cualquier niño: les ayuda a ser responsables, a desarrollar cariño hacia los animales… Los peces no son una excepción.

Sin embargo, antes de obsequiar a un niño con un pez o con cualquier otro animal, debes tener en cuenta que las mascotas no son un simple juguete: no pueden guardarse en un cajón si nos aburrimos de ellas, y suponen una gran inversión de tiempo y dinero para los adultos. ¿Estás dispuesto a asumir estas obligaciones? Sigue leyendo y decide por ti mismo.

Mascotas para niños: crecer con peces en casa

Cada animal tiene sus pros y contras en su relación con los niños. Los peces como mascota suponen una responsabilidad en la rutina diaria muy interesante para un niño. Puedes encargar al pequeño de la casa que se ocupe de alimentarle regularmente, de encender y apagar la luz del acuario cuando corresponda, de limpiar las algas flotantes y comprobar si los peces se comportan con normalidad o si tienen rivalidades entre ellos.

Sin embargo, aunque observar y cuidar de los peces puede ser divertido, este tipo de animales no son capaces de responder al cariño que les das del mismo modo que lo hace, por ejemplo, un hámster. Además, siempre estarán fuera del contacto directo y no es posible jugar con ellos, algo que sí sucedería, por ejemplo, con un pequeño roedor.

mascotas para niños

Las responsabilidades de las mascotas para niños

Casi todos los niños se encaprichan en algún momento con tener una mascota. Sin embargo, antes de convertir a un animal en un regalo para el más que pequeño de la casa, existen algunas consideraciones que debes realizar.

Comprar un animal significa hacerse responsable de él durante toda su vida, sin posibilidad de “devolución”. Esto significa una inversión importante de esfuerzo, tiempo y dinero a largo plazo. Si no tienes claro si quieres asumir estas obligaciones, evita por todos los medios el comprar un animal.

19 diciembre, 2016 | 0 comentario(s)
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 1,33 out of 5)
¡Valora este consejo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *