Ardilla como mascota: 10 cosas que debes saber

Cuidados e Higiene

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (9 votes, average: 3,22 out of 5)

¿Quieres tener una ardilla como mascota? ¿Y sabes cómo cuidar de una ardilla doméstica?

Las ardillas

Pertenecen a la familia de los roedores, y son simpáticas y divertidas. Les encanta vivir en los bosques, trepando a los árboles, escarbando y royendo todo lo que encuentran. Son curiosas y muy inquietas, necesitan correr libres y estar activas.

Cada vez es más común tener uno de esos animalitos en casa. Pero si vas a tener una ardilla de mascota, tienes que saber que son tan libres que ellas mismas decidirán si quieren entrar en la jaula que les prepares. Y una ardilla en casa te pedirá mucha atención: que juegues con ella y que le prestes atención. Eso sí, diversión no te faltará nunca con una ardilla como mascota.

Una ardilla como mascota

Además de inquietas, las ardillas son ruidosas. Chillan y corretean, y pueden llegar a morderte si están de mal humor o en época de hibernación. Por eso no es recomendable tener una ardilla como mascota en una casa con niños pequeños.

Tampoco son fáciles de cuidar, porque no pueden estar solas y requieren una atención especial, así que tendrás que hacer malabares para organizar tus viajes.

Sigue estos consejos si te estás planteando hacerte con una ardilla de mascota:

  1. No la compres por Internet bajo ningún concepto. No sabes en qué condiciones viene.
  2. Tampoco la caces para arrancarla de su hábitat y obligarla a acostumbrarse a una vida doméstica. Será agresiva y probablemente acabará muriendo.
  3. Contacta con un criador profesional que tenga todo en regla.
  4. Adquiérela a partir de los dos meses para que ya esté destetada y no necesite ser cuidada por su madre.
  5. Prepara una jaula con ramas que sea amplia y espaciosa para ella. Aunque pasará mucho tiempo suelta correteando, habrá momentos en los que ella o tu queráis tranquilidad.
  6. También necesita un nido dentro de su jaula para dormir sobre algodones o tela.
  7. Coloca la jaula en un sitio donde no reciba luz directa, ni esté cerca de aparatos de cambio de temperatura ambiental.
  8. Le gusta estar cerca de la gente, las ardillas son muy sociables y curiosas.
  9. Es posible que marque con un poco de orina o mordiscos alguna alfombra, mueble o plantas. Por eso elimina de su alcance cualquier producto tóxico.
  10. Nunca la dejes sola. Puede roer cables, comer cosas que no deba o tirar elementos decorativos al suelo.

Si la ardilla tiene un refugio cómodo y está bien alimentada con comida para ardillas y una dieta variada, crecerá sana y feliz jugando contigo y será la mascota más divertida que puedes tener en casa.

14 febrero, 2017 | 0 comentario(s)
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (9 votes, average: 3,22 out of 5)
¡Valora este consejo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *